Memento

En el último minuto de descuento, la pelota se pierde sin nadie que la empuje. En ese instante se mueren las esperanzas de una generación de futbolistas que no logrará coronar su carrera en la Selección con un título. Un rato antes, Sampaoli intenta acertar al menos un cambio para corregir lo que está roto de entrada, pero ya es tarde. Vemos a la Selección incapaz de generar desequilibrio pese a tener al jugador más desequilibrante del mundo y le damos la pelota a un rival que en 10 minutos expone todas las falencias defensivas posibles para liquidar un partido.

Más atrás, una carambola en Mercado y la única acción positiva de Di María en el Mundial nos dan una victoria parcial para maquillar lo que se vio en todo el Mundial: posesión sin agresividad. Antes de eso, Francia lleva peligro con cada corrida y queda la sensación de que un 1-0 es barato. Ya en el vestuario, Sampaoli confirma una táctica que nunca ensayó. Messi es falso 9 sin un Xavi o un Iniesta que puedan explotar espacios entre líneas. Banega, Mascherano y Pérez forman la mitad de la cancha, mientras Lo Celso, titular en todas las prácticas premundialistas, es el junto con Ansaldi el único jugador de campo en no estar ni un minuto en cancha.

Hace unas semanas se sufre con Nigeria, Croacia e Islandia; más allá vemos un amistoso suspendido con Israel en pos de la paz Mundial y un ensayo frente a Haití que no aporta nada. Llega el milagro de Quito con una patriada de Messi; la contratación del mal menor Sampaoli, el despido de Bauza. Asume Chiqui Tapia. Tinelli y Segura empatan 38-38 con 75 votantes. Argentina viaja a los juegos Olímpicos de Río con una Selección emparchada. Martino renuncia mientras la Comisión Normalizadora no da pie con bola. En estas secuencias, se mezcla Úbeda como técnico de la Sub 20 pese a no haber estado entre los 44 candidatos que presentaron un proyecto.

Ya casi vemos el principio del fin. Un 30 de julio de 2014, Julio Grondona muere. 

Tras el ciclo Pekerman-Tocalli en juveniles, la actual decisión de jugársela con los históricos es más por necesidad que por convicción. La AFA ya estaba devastada desde unos años antes, sin plan para el recambio, sin formación, sin talento.  Coincidió con los últimos años de Don Julio y se hizo más evidente tras su muerte. Grondona: odiado por muchos, respetado por todos. Como todo dictador, centralizó la toma de decisiones hasta el infinito. Se volvió imprescindible incluso en el error: quienes lo criticaban no sabían que hacer si no acudían a él. No hay sucesor posible para un todopoderoso.

La verdadera transición no está dada por quiénes reemplazarán a estos jugadores, sino por quiénes definirán el plan de desarrollo de los próximos años. Islandia nos empató, Croacia nos humilló. Hoy quedamos afuera en Octavos en una derrota justa. Esto no es tocar fondo. Ojalá no haga falta hacerlo. 

El Prode más triste, acá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.