Motivación

Desde el inicio del Mundial que tengo las emociones a flor de piel. Sin embargo, la jornada de hoy me encontró desinteresado, ausente, a pesar de que dos potencias se jugaban su pase a octavos. Mucho laburo, sí, pero igual me abruma una sensación extraña, un bajón espiritual tras la euforia de ayer. Así que no sé qué pasó con Alemania, no lo vi, y creo que nadie me lo va a explicar con claridad. Estoy buscando twitter, blogs, cualquier cosa distinta a Clarín, Olé y La Nación que me diga que el 0-2 es otro invento del periodismo.

No debo ser el único que hoy está dos niveles más abajo en la escala Bambino Veira de motivación, pero realmente espero que no le esté pasando lo mismo a nuestra Selección. Todos tenemos algo que nos impulsa hacia adelante. El amor, la plata, la fama, la familia, un proyecto, el poder. Eso que saca lo mejor y lo peor de nosotros para dar más de la cuenta. En la Selección del ’86 era el hambre de gloria. En la Selección actual está a la vista: un miedo atroz al fracaso.

Miremos las lágrimas de los jugadores ayer, las declaraciones post partido. Ni un “Vamos por más“, “Esto es el principio“, a puño cerrado y con los ojos inyectados en sangre. Todo es desahogo, todo gira en un “No merecíamos irnos así” o “Ahora puede pasar cualquier cosa“. Angustia: el terror a la eliminación prematura fue lo que sacó lo mejor del equipo. Ya que el fútbol no apareció -y probablemente no aparezca- la pregunta que debemos hacernos es qué considerarán fracaso para también dar ese plus contra Francia.

Que no tengan el mismo sentimiento que tengo yo de que lo peor ya pasó. Si los motiva evitar la derrota, ojalá sientan que si pierden van a ser recibidos a monedazos en Ezeiza. Si los motiva el revanchismo rabioso, que por favor Caruso invente que se cagaron a trompadas, que se falopearon, que Antonella se fue con Maxi López. Lo mejor que nos podría pasar es que descubran su Diego interior y los motive alcanzar la inmortalidad el 15 de julio. ¿Será? Y si vemos un poquito de fútbol, mejor.

Las Posiciones, acá.
Mañana, a las 5 de la tarde, recibo por Whatsapp los pronósticos de Octavos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.