Las estrellas

Romero Guzmán, Caballero, Armani. Mercado, Fazio, Otamendi, Acuña, Tagliafico, Rojo, Ansaldi. Salvio, Mascherano, Biglia, Lo Celso, Lanzini Enzo Pérez, Di María, Banega, Meza. Messi, Pavón, Dybala, Agüero, Higuaín.

Rulli, Andrada, Marchesín. Bustos, Pezzella, Kannemann, Funes Mori, Nicolás Burdisso, Garay. Kranevitter, Pablo Perez,  Centurión, Barcos, Paredes, Gago, Augusto Fernandez, Ascascíbar. Messi, Icardi, Alario, Lautaro Martínez, Angel Correa, Lautaro Acosta.

Hagan una prueba. Dejen fuera a Messi, pongan los otros nombres en una bolsa, y empiecen a sacar al azar. Creen una lista de 3 arqueros, 7 defensores, 7 volantes, 5 delanteros. ¿Perdieron o ganaron mucho sobre los 23 que eligió Sampaoli? Una vez que te quedás con Messi, los demás es como que dan un poco lo mismo, ¿no? Yo tengo una debilidad por Kranevitter; alguno por Agüero, otro por Otamendi… pero nadie discutiría hasta las 3 de la madrugada porque tal o cual quedó fuera de la lista.

Dicho esto, hagamos un silogismo barato: si los mejores jugadores están en equipos de Europa, y si los mejores equipos de Europa son los que juegan las finales de la Champions, entonces los mejores jugadores son los que juegan las finales de la Champions.

Real Madrid: Navas; Carvajal, Ramos, Varane, Marcelo; Casemiro, Modric, Kroos; Isco, Benzema y Cristiano Ronaldo.
Liverpool: Karius; Arnold, Lovren, Van Dijk, Robertson; Henderson, Milner, Wijnaldum; Salah, Mané y Firmino.
Bayern Munich: Ulreich; Kimmich, Hummels, Süle, Alaba; Tolisso, Thiago, James; Ribery, Müller y Lewandowski.
Roma: Alisson; Florenzi, Manolas, Fazio, Kolarov, Pellegrini, De Rossi, Nainggolan; Schick, Dzeko, El Shaarawy.

Hay 7 alemanes; 4 brasileños, italianos, franceses y españoles. Otros 3 ingleses, 2 bosnios y 2 holandeses. Los demás,  nacionalidades variadas que incluyen Senegal, Egipto, Grecia y Argentina. Y si sumamos los suplentes hay más de todos, menos nuestros.

Ya sé, yo avisé y pido perdón: es un análisis barato. Cualquiera podría decir que en cada campeón de una liga importante se destacó un argentino (excepto Alemania). Pero al menos que sirva para pensar a quiénes nos referimos cuando hablamos de “las estrellas de Europa”. ¿Tiene Argentina algún volante como Modric o James? ¿Algún lateral como Carvajal o Marcelo? ¿Un Casemiro, un Kroos? ¿Un wing como Mané o Ribery; un 9 como Benzemá o Müller?

¿Qué tan buenos son los nuestros? Banega, en la cresta de su ola, fue cedido a préstamo a Newell’s. Enzo Pérez no es titular en River. Di María e Higuaín se fueron del Real Madrid y nadie los lloró; Caballero es eterno suplente; Mascherano viajó a China para no pelear un puesto con Ponzio. Si el talento suple la falta de planificación, en nuestro caso ni la chancha ni los veinte. El temita, muchachos, es que hoy Nigeria nos dio una chance más y somos los que somos y estamos los que estamos. Al técnico le pido un plan; y a los jugadores, atrevimiento. No son cracks, no tienen fuego sagrado, pero por favor jueguen sin complejos.

Jueguen. Sáquense la mochila de encima y jueguen. Ya no hay mochila. Realmente, ya nadie espera nada de ustedes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.