El lujo de la abundancia

Francia, candidato de muchos, decide prescindir de uno de los mejores jugadores de la década: Benzemá. ¿Resultado? Sin el VAR, no le hubiera hecho ni medio gol a un limitado Australia que no salió de su propio campo. Al Mundial van los mejores, Deschamps.  Algo positivo para los franceses es que no pueden jugar peor, y sin embargo ganaron.

Punto aparte para la revisión que termina en el primer penal. ¿Fue falta? Mmmmmm…

Estamos pasando del criterio de decisión de un árbitro al criterio de decisión de varios. Desde mi punto de vista, el VAR debería funcionar como en el rugby: la decisión original debería mantenerse a no ser que haya una indiscutible evidencia de lo contrario. Si no, vamos a terminar con árbitros que no dirijan (“total el VAR me avisa después“) y mirando en ultra-súper cámara lenta buscando algún punto de contacto para justificar un penal.

Y… resultados actualizados. Ahora quedé último, cómodo, solito.

Prode de mierda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.